27 enero 2015

Rojo carmín.

Podría decirte mil veces mil que te amo, todo de seguido, como si mi vida fuera en ello, como si todo pendiera de un hilo, como si de una apuesta o de una amenaza se tratase.

Me gustaría poder ver el futuro, saber si eres el hombre de mi vida, saber si no, saber cuánto tiempo más voy a estar destrozada por ti, en cuántos pedacitos más se va a dividir mi corazón, cuántos días (o mejor dicho noches) me voy a pasar pensando si será la última que pase a tu lado. Me gustaría saber si sigo siendo correspondida como hace unos meses, si sigo atrayéndote, si quieres pasar las tardes conmigo o prefieres irte por ahí, si vas a seguir arrepintiéndote de largarme de tu casa con malas formas (enfadado).
Mejor no saberlo, prefiero vivir en la ignorancia, en el olvido, pero no en el tuyo, ojalá te acuerdes siempre de todos los momentos, los llantos, las risas, los besos, las caricias, los susurros...
Me gusta escribirte (aunque no me leas), me gusta pensarte (aunque no me escuches), me gusta soñarte (aunque no lo sepas).
Me gusta que dejes tu huella por mi cuerpo, el calor de tus labios en mi boca, en mis mejillas, tu recuerdo en mi cabeza, me gusta seguirte la línea de lunares que tienes en el cuerpo con el dedo y formar un dibujo (de nosotros), quizá sea demasiado tarde para decirte que no me aguanto las ganas de hablarte cada vez que nos enfadamos, que me cuesta no decirte cada segundo que te amo, y que no te digo qué me pasa porque no quiero que peleemos más. No te quiero perder, no te quiero olvidar, no me quiero quedar sin tus besos, tus abrazos, mmm que a gusto se está entre ellos, entre tu boca, entre ti, contigo.

Sigue a mi lado, por favor.

10 noviembre 2014

Quiero que sigas conmigo toda la vida, que me dejes tocarte el pelo, la espalda y otras cosas que son tuyas y se convierten en mías, que me mires a los ojos y me digas que me amas, que me sigas valorando y me sigas haciendo sentir volar de aquella manera que sólo tú y yo sabemos, que me agarres de la nuca, me beses y yo pueda sentir tu lengua con la mía, que con tan solo mirarte sienta que, como en la teoría del BigBang, un universo explota en mi alma, y muchas estrellas, planetas y otra vez el mundo, pero ahora sólo estamos tú y yo y lo vamos a hacer nuestro.
Sigue cantándome al oído, haciéndome enfadar, reír, llorar, sigue mirándome de la misma forma en la que me miras, sigue vacilándome, haciéndome sonreír, siendo buena influencia para mi y sigue quejándote del sabor de mi boca a tabaco, regalándome la vida, tus lunares, tus pestañas; Dios mío, no puede existir tanta belleza en una sola persona.
Sigue haciéndome sentir única.
Sigue a mi lado siempre, dándome tu abrigo en el invierno por si paso frío, sigue diciéndome que para ti soy guapa, sigue riéndote de cuando me pongo celosa y sigue mintiéndome cuando me dices que yo no soy la que debería de tener miedo porque tú "sabes" que si esto algún día acaba va a ser porque yo quiera.
Sigue amándome cada día más y demostrándome que soy lo que quieres,
mientras, yo seguiré pensando que mi amor hacia ti es infinito, seguiré sabiendo que si esto acaba algún día no va a ser porque yo quiera, sino porque tú habrás querido, seguiré mirándote con cara de idiota al contemplar tu belleza, seguiré sonriendo y seguiré llorando y soñando contigo, con tu olor, tu sonrisa y tu bonito color de ojos y ese brillo especial que tienen, y me seguiré picando, pero el día que llegue la última despedida, suplicaré a los cielos que se repita ésta sensación y todos los momentos a tu lado como si de un bucle se tratase, pero a tu lado.

17 mayo 2014

La luna ilumina tus lunares.

Camino al pueblo una tarde lluviosa de invierno, viendo por la ventana pero sin mirar, pensando en los lunares de tu espalda, en tus ojos, en tu sonrisa y tus pestañas. Apenas 5 minutos han pasado desde la última vez que te vi y ya los echo de menos. Que te rías de mi y me muerdas. Que te quedes mirándome a los ojos y sonrías, y me digas que me quieres seguido de un abrazo. Que me dejes dormir apoyándome en ti. Que te rías de mis celos y no te creas que lo diga en serio. Cierro los ojos. Sonrío. Me duermo y sueño contigo. Con que pase un día para volver a verte, para volver a estar presente ante tus carnosos y rosados labios, y poder besarlos con los mios. Encajan perfectamente.
Me perdía en tu espalda y esos brazos, creándome mis historias mientras los acariciaba.
Quería ganarlos para siempre pero el amor es infinito mientras dura.
Y mientras yo echándote de menos, y mientras tú con mis amigas.
Y mientras el otro muriéndose por dentro por no poder tenerme y yo muerta de pena y muerta de ganas por volver.
Y acaba la semana y vuelve la misma zorra a la que tanto quiero y que tanto te quiere. Sigo sin explicarme por qué estás conmigo, si no merezco la pena, aunque tú no opines lo mismo, yo sé lo que me digo. Y espero que jamás leas estas lineas que tan solo son palabras, solo espero que algún día te des cuenta de lo que te mereces, aunque en este planeta no existe persona que sea tan perfecta como tú y te sepa valorar tanto como lo hago yo.
Tan solo has de saber que cuando sonrío suele ser por ti, y por haberme hecho sentir querida. Solo tienes que saber que esas sonrisas fueron y son verdaderas y que te quiero muchísimo, y  que cuando me dejes de querer simplemente dímelo que yo lo entenderé.

28 abril 2014

Es increíble la manera de engancharnos a las cosas, de aferrarnos a una persona, hasta el punto de depender de ella totalmente, de querer ser uno, de tener que estar piel con piel para sentirle cerca, y aún así nos sentimos demasiado lejos. El tacto no sirve y el pacto ayuda, pero no llena.
Es como la Tierra, que sin luz está incompleta, que si faltan el sol, o la luna, o una mínima estrella, se siente vacía.
Vacía como el espacio, llena pero sin llenarse.
Como el vaso que o está medio lleno, o medio vacío, por mucha agua que tenga.
Te sientes alejado, te sientes distinto, y dependes de él. Y no lo sabes.
(O no lo quieres saber).
No quieres ser de esas que dejan su vida de lado por su pareja, no quieres porque tú críticabas a ese tipo de personas. “Hay que tener tiempo para las amistades y para las parejas". Pero es como dejar de fumar, que quieres y tienes voluntad, pero no puedes (y en el fondo tampoco quieres).
Te ha creado dependencia y ya no sabes qué hacer porque sabes que un día va a terminar todo, porque sabes que no vas a acabar muriendo a su lado, pero en el fondo sabes que cuando se vaya te vas a derrumbar, porque sabes que al ser la primera pareja seria que has tenido no vas a saber cómo llevar la ruptura, porque sabes que va a haberla, y tú no te atreves a acabar con todo porque te da miedo hacerlo, y porque no quieres.
Te ha creado dependencia.

22 abril 2014

Cómo puedes ser feliz sabiendo que lo que más quieres en el mundo está ahí arriba viendo como te destrozas la vida y se decepciona, y mientras tú echando de menos y acórdandote de vez en cuando mientras él te observa cada rato y te ve crecer. Cómo puedes ser feliz queriendo sin ser correspondido, esperando, y cada poco mirando arriba y pensando lo inútil que te sientes y vacío, por todas partes, y mientras fingiendo una falsa sonrisa que sacas cuando la gente está delante.
Cómo puedes sentirte bien cuando lo único que haces para sentirte grande es subirte al piso más alto de tu edificio e intentar tocar el cielo con tus manos en vez de intentar mejorar día a día para darle la mayor satisfacción a los tuyos, a los que están y a los que no.
Cómo puedes sentirte vivo si lo único que haces cuando te miras al espejo es poner caras de asco, si no te quieres, si no te aceptas.
Cómo pretendes gustar a los demás si al primero que no gustas es a ti mismo.
Cómo quieres no estar sólo si lo único que haces es quejarte y no confiar en el resto. Cómo quieres que te quieran si no te dejas querer.
Cómo quieres tener buena fama si lo único que haces es perder la dignidad cada vez que abres la boca.
Cómo quieres sentir felicidad si no puedes. Si estás sólo. Si te hundes. Si te pierdes. Si a cada rato oyes voces en tu cabeza y no las echas, y las escuchas y tú haciendo caso. 
Y aún así, tú pretendes ser feliz.

26 enero 2014

Año nuevo, vida nueva.

2014. Cuánto tiempo desde mi última entrada. Demasiado tiempo.
La verdad es que sí, año nuevo, vida nueva. Nuevas esperanzas, nuevas ilusiones, nuevos amores, nuevas amistades. Nuevo todo. Pero no es el año el que marca lo nuevo. Es el tiempo. La búsqueda.
Cuántas veces habré buscado como loca y no habré encontrado nada, absolutamente nada. Y luego en cambio, no buscas, no necesitas, y encuentras.
Y es por eso que cuando mejor estás de repente aparecen nuevas cosas, nueva gente, que lo cambia todo, entonces caes, y tropiezas, una y otra, y otra vez.
La vida es una cápsula de experiencias y de estadística, y probabilidad, pero sobre todo de suerte.
La suerte no es algo con lo que se nace, depende mucho de tu estado de ánimo, y del entorno, y ahí es donde todo cambia.
Cuando cambias de entorno y de gente, y de medios cambia todo, y entonces la suerte va variando. La suerte es como la vida, a veces está arriba, a veces abajo y a veces ni siquiera está.
Ni siquiera está.
Tanta gente, tantas cosas ni siquiera están.
¿Sabes como cuando consigues encontrar a esa persona con la que pasar ratos y confiar, y querer, y abrazar, y alguien que te comprende en todos los putos aspectos, y que en vez de mirar por tus defectos te mira las virtudes, y entonces cuando más necesitas a esa persona para poder crecer como tal van y te la arrebatan? Pues así estoy yo ahora mismo, con ganas de nada y nada de ganas. Que sí, hay gente a la que quiero a mi alrededor, y que me comprenden, y que me intentan ayudar a mejorar, no, espera, me mejoran, pero no es lo mismo, te arrebatan parte de tu vida, y los recuerdos cada vez son más fuertes, por que cada vez asumes que te la han quitado, y a medida que te vas dando cuenta intentas ser más fuerte, mejor, y no acabar con una amistad, que vale, fueron 2 años, pero es que lo poco gusta y lo mucho cansa, aunque era imposible cansarse de esa amistad, era un circulo cerrado, un redondo perfecto, algo irrompible, no era una amistad sin más, y aún estando a kilómetros y kilómetros, no pienso dejar que se acabe, nunca, porque la amistad verdadera dura para toda la vida, y esta durará.
He perdido el hilo, y los papeles, y ya no sé qué hacer, estoy demasiado débil como para seguir con todo, con mis problemas y con mi vida, a pesar de eso, habrá que seguir. Y no tengo ganas.

24 marzo 2013

Lo sabes, lo sé.
Ambos necesitamos a alguien que nos complete.
Necesitamos que alguien nos comprenda, nos abrace, nos bese, nos toque el pelo, y lentamente nos susurre al oído "te quiero".
No quiero una pareja perfecta, no quiero un novio que esté todo el día detrás de mi. Necesito una persona que esté para sacarme unas cuantas sonrisas, y que al momento de llorar, esté a mi lado para hacerme reír. Necesito alguien que de vez en cuando me escuche. Y todo esto lo escribo con la imagen de alguien en concreto en mi mente. Y tú también. Lo sabes, lo sé.
Por que todos necesitamos encontrar a esa persona que sepa tratarnos como nos merecemos, y que seamos correspondidos, por que nadie es más que nadie, pero menos tampoco.

19 marzo 2013

¿Me lo explicas?

¿Felicidad? ¿Eso qué es? ¿Alguna vez hemos llegado a ser completamente felices? ¿A sentirnos a gusto con nosotros mismos? Yo creo que no.
Siempre hay días en los que no puedes estar más feliz, y otros en los que lo único que sientes es un vacío dentro de ti. Desgraciadamente, yo estoy pasando en una fase en la que todos mis días son grises y, aunque por fuera parezca que soy feliz, que luzca una sonrisa de oreja a oreja en mi cara, no significa que realmente me sienta bien. Es sólo una fachada para evitar que nadie se preocupe por mi, para evitar que nadie sufra lo que sufro, para evitar sentirme peor por hacer preocupar a nadie.
Ahora dime, ¿qué significa la absoluta felicidad? ¿Que todo te vaya bien? ¿Que nunca tengas problemas? ¿Que nunca llores? ¿Que le caigas bien a todo el mundo? ¿Que sepas hacer de todo? ¿Que te guste tanto tu físico como tu interior? ¿Eso es la felicidad? Pues sinceramente, si ser feliz significa que todo sea fácil y perfecto, no me gusta. Prefiero tener mis problemas, poder solucionarlos, la vida no está hecha para ser perfecta, la perfección es aburrida, simple, prefiero aprender de mis errores, por que, a los que todo les va bien, no saben lo que es la felicidad, la felicidad de haber podido resolver un problema, de haberte perdonado con alguien a quien quieres, la felicidad de saber que por una vez en la vida, has conseguido hacer algo bien, para mi, eso es felicidad, y no la perfección, sino la imperfección.

07 febrero 2013

Sonríe.

He ganado muchas veces, he perdido muchas más, y de todas las veces que he jugado, he aprendido.
He aprendido que hay veces que es mejor rendirse, y otras que rendirse no es la mejor manera de parar, por que sí, me he rendido muchas veces, no soy fuerte, no tengo fuerza de voluntad, me he caído, me he levantado, pero no por mi, sino por que siempre ha habido gente a mi alrededor que me tendían la mano, que no me dejaban quedarme ahí tirada, también ha habido quien me ha pretendido tirar poniéndome la zancadilla, pero a pesar de esos pequeños altibajos, sigo aquí, con la cabeza bien alta, luciendo una sonrisa de oreja a oreja, casi orgullosa de ser quien soy, casi contenta conmigo misma, casi feliz. Y es que, por todos esos altibajos, cada día aprendo más, cada día me valoro un poco más, por que caer significa levantarse, y levantarse quiere decir volver a caer, pero recuerda, siempre que caes, te levantas con más fuerzas, y con más ganas de sonreír, así que, caer no significa ni perder, ni rendirse, significa que has intentado luchar por lo que quieres, y que pase lo que pase vas a levantarte, con ayuda o sin ella, eso es lo de menos, pero vas a seguir adelante, más fuerte y más brillante que nunca.
No cambies, eres como eres, te escondas tras una máscara o des la cara, en el fondo siempre serás como eres. Así, que si ahora mismo estás tirado en el suelo, recuerda todo esto, y levántate.
Y ahora, sonríe.


29 diciembre 2012




No puedes pedirme que cambie mi vida, sólo por que te sientas inseguro.

26 noviembre 2012

Luces, cámara, acción.

Poco a poco nos consumimos en botellas de Tequila. Dejamos que nos lleve el viento a cada lado. Nos dejamos influenciar por la gente y sus costumbres. Ahora es cuando yo pregunto ¿Para qué? Simplemente nos limitan a hacernos creer otras cosas que no tienen, en verdad, nada que ver con la realidad. No nos dejan pensar. Nos dicen que tenemos que hacer a cada paso. Simplemente, tenemos que ceñirnos al papel. Y si no lo hacemos bien, fin de la función.
Quiero expresar toda la rabia que llevo dentro en una simple carta. Quiero gritar al mundo. Quiero odiar pero amar a la vez. Quiero llorar a más no poder, que se me acaben las lágrimas y así no llorar nunca más. Quiero volver a ser lo que era, una niñata indefensa que se creía mucho, pero que nunca llegó a valer lo que pensaba que era. Quiero volver a recoger las ojas caídas de los árboles en otoño para, después, pegarlas en las hojas del cuaderno. Quiero comer chucherías hasta decir basta, y que luego me duela la tripa. Quiero dormir entre mi padre y mi madre cuando estoy mala, y tomar Dalsy en vez de Ibuprofeno. Mmmm, Dalsy. Quiero encapricharme con cosas y al final acabar teniéndolas. Quiero creer en los Reyes Magos, Papá Noel  y parecidos. Quiero que el 6 de Enero el salón de mi casa se llene de regalos, y que la mayoría sean para mi, y abrirlos con tal efusividad que el papel acabe desgarrado. Quiero despreocuparme de las cosas. Quiero que el puto único motivo de mis lágrimas sea que me haya caído del columpio al saltar. Quiero que mi sonrisa sea gracias a las cosquillas que me hace mi hermana. Quiero que el colegio no sea un sufrimiento, sino la razón por la que me levanto cada día para ver a mis amigos y aprender un poco más.
Quiero tantas cosas... Pero el dinero no puede comprar ninguna de ellas, así que, hay que apañárselas.

24 noviembre 2012

Vaya ironía cuando niños nos daban un beso en una herida y dejaba de doler.
Ahora, son los besos los que nos hacen heridas.

17 noviembre 2012

Posdata: Te extraño.

"Suelo decirle a la gente que te he olvidado, que tú para mi ya estas muerta.
He intentado creermelo de todas las maneras posibles, deseando que un dia me despertara y ya no te echara de menos.
He probado de muchas formas con muchas chicas, y siéndote sincero, he aprendido mucho en este tiempo sin ti. He aprendido por ejemplo que lo que una vez nos dice la cabeza, el corazon lo termina traicionando. He sido el espectador de una lucha entre mi conciencia y mis sentimientos, y aun asi parece que la guerra no se acaba nunca.
También he buscado dentro de mi lo que jamás había visto con estos ojos. Buscando una respuesta a por qué siempre que me acuerdo de tu voz, termino con una sonrisa en los labios. Y bueno, tus labios creo que podrian clasificarse como la peor tortura conocida. Solo pensar en que hubo un momento en el que creí que no los echaría de menos, que eran unos labios como los de la mayoría de las mujeres. Ahora se que me equivocaba.
Recuerdo cuando en un tiempo tú me preguntabas cuanto te quería, y yo intentaba darte una respuesta indefinida, algo que jamás hubieras escuchado. Tú me asegurabas que me querrías eternamente, y que continuamente me hacías jurar que caminaría contigo hasta el final. Jamás pude hacerlo. Sé que te dije mil y una tonterías por aquel entonces, pero tampoco me arrepiento de haberlo hecho. A mi lo que me llenaba era tu sonrisa. 
Sé que mis amigos no dejaban de criticar nuestra extraña manera de querernos; de vivir el uno por el otro en apenas dos miradas. Todos ellos sabían que yo, era un inexperto en esto del amor. Ahora me doy cuenta de que ellos no comprenden lo que significa realmente amar. Y ha pasado bastante tiempor desde la ultima vez que me dirijiste la palabra. Te aseguro que me siento gilipollas desde que te juré que no me importabas. Desde esa tarde en la que te vi llorando por mi en la playa, esa playa, donde una vez tú y yo nos consumimos a besos.
Te dije también que no te echaba de menos, que no te necesitaba. Quizás lo hice por orgullo, o talvez pensé que de esa forma me olvidarías antes y seguirías con tu vida. Que te haría ver que yo siempre fui ese error que siempre me sentí a tu lado. Ojalá algún dia tengas tiempo para explicarme como te sentiste tu tras nuestro ultimo abrazo.
Hace mucho, cuando me sentia parte de tu vida,te dedicaba cada balada de amor que escuchaba. Hoy por hoy, el rock and roll me sigue recordando un poco a ti. Siempre ha sido algo que nos unió desde el principio.
Te supliqué con el paso del tiempo que fueras mi musa. Que fueras el motivo por el cual cantara y rasgara las cuerdas de mi guitarra; de quebrarme la voz pensando en ti. Sin embargo, no fue hasta que te perdi cuando te escribi una cancion. Jamás pude decirte que la compuse para ti. 
Solias decirme que no te considerabas guapa, que eras una chica del montón. A lo mejor no me creiste nunca, pero te repito que desde que te conoci, has sido la mas preciosa de este mundo. Te lo aseguro, nadie sobre la tierra tiene tus ojos. Tu y yo nunca tuvimos nada mayor que los besos. Nada fisico me refiero. 
Realmente presumo en secreto de que tu y yo nos hemos querido como pocos lo han hecho. De que podiamos hacer el amor con solo mirarnos. Yo nisiquiera te saludaba con un beso. Nunca. Lo considerabamos algo demasiado valioso como para malgastarlo a la primera de cambio, algo demasiado personal. La gente tampoco conseguia entender eso. 
En este tiempo me han pasado muchas cosas. Ha llegado más gente a mi vida, para que te voy a mentir. Y toda esa gente se ha ido yendo tambien. Si me abandonaron o les abandoné yo, es algo que nisiquiera recuerdo ya. Creeme, ha sido mucha, muchísima gente la que ha aparecido en mi camino. Pero joder... ¿Por que ninguna de ellas se parece lo más minimo a ti? ¿Por que tienes que ser tu la una persona en este mundo que llene ese hueco incompleto en mi? ¿Por que demonios tenemos que ser tu y yo el uno para el otro? ¿Por que tienes que ser especialmente tu mi alma gemela? 
¿Sabes? Me gustaria poder decir que has cambiado. Que ni siquiera te reconozco, que no eres esa pequeñaja de ojos preciosos de la que yo me enamoré un otoño cualquiera. Pero se que el que realmente ha cambiado, soy yo. Se que el que te abandono sin motivo, el que no se merece que le recuerdes y que nunca podrá olvidarte, soy yo.
Algunas veces prometo que incluso sentia miedo. Miedo de que pudieras llegar a sentir algo tan grande por alguien como yo; el que siempre te ha repetido que no te merece. Tenia miedo, si. Miedo de no poder quererte en la forma en la que lo hacias tu. Otro recuerdo, aun asi, son los mejores que tengo guardados. Los tengo escondidos aqui dentro, junto a la bola de papel que hice con nuestra foto y que jamás pude romper, y una caja donde todavía guardo un monton de regalos que me quedan por darte algun dia. Tambien guardo en la caja un frasquito con mi olor. Tu siempre me repetias que te encantaba, y yo hacia incapie en que no lo consideraba especial. Me di cuenta de lo que significaba para ti el dia en que soñe otra vez con el aroma de tu pelo. En la caja hay incluso un juego de sabanas blancas. Son por cada vez que me acostaba, cuando me daba por pensar en ti. Tanto lo hice que mis sabanas terminaron recordandome casa noche que una vez te prometi que dormiria contigo. Hoy escribiendo todo esto, solo espero que sepas comprenderme como lo llevas haciendo desde el dia en el que te conocí. Entender que nisiquiera se si merezco que me quieras, o empezar a plantearme por que en su dia te deje llorando sola, cuando lo estaba haciendo me dolió como si me arrancaras el corazón sin avisar. Buscar la razon por la que abandone a la persona que mas me ha llegado a importar en esta puta vida. Y te prometo que cuando lo haga, volveré para decirte todo lo que siento y demostrarte con mi vida que jamás volveré a querer a nadie de la manera en la que te quiero a ti. Gracias una vez más por dejarme formar parte de tu vida. Ojalá algun dia volvamos a ser una sola piel.
Posdáta: te extraño."

24 octubre 2012