25 julio 2011

Playa y montaña.

Después de un año sigo recordándolo y pienso en las noches en que buscaba aquella luna rodeada de negrura y a la vez, de belleza. Ahora entiendo que nunca la volvería ver hasta que fuera otro momento único, que lo cambiase todo. Que caprichoso el destino cuando, tras tanto tiempo y a más de 1000km de distancia, consigue que se repita la misma imagen en un paisaje tan distinto y, que sienta algo tan similar que provoque mi locura.

18 julio 2011

Sigue.



Sigue hacia adelante, no mires atrás y corre como si la vida te fuera en ello